El síndrome de baja de postura (de sus siglas en Inglés EDS) es una enfermedad viral de gallinas y codornices producida por un adenovirus. El síndrome afecta únicamente aves en postura, caracterizandose por una baja severa de la producción de huevos y la presencia de huevos sin cáscara o con cáscara delgada, huevos deformes y la pérdida de color en huevos pigmentados en aves aparentemente saludables.

Los patos, gansos y algunas aves acuáticas son los huéspedes naturales del virus de EDS. El virus fue descrito por primera vez en la década de los setentas y se diseminó por el mundo entero, excepto en los Estados Unidos y Canadá. Esta enfermedad es más severa en reproductoras pesadas y ponedoras de huevos marrones. Las líneas de ponedoras blancas son afectadas con menor severidad.

La forma mas común de transmisión del virus es la transmisión vertical a través del huevo (el virus se encuentra presente tanto en el interior como en el exterior del huevo). En progenies infectadas, el virus permanece en estado latente hasta la cercanía de las aves al pico de postura. El contacto de aves susceptibles con heces, bandejas de huevos, jaulas de transporte y camiones contaminados es igualmente un forma importante de diseminación del virus.

La infección de las aves ocasiona una baja severa en la producción de huevos (del 10% al 40% en aves susceptibles) que puede durar entre 4 y 10 semanas y la producción de huevos despigmentados, sin cáscara, o de cáscara débil.

Las aves por lo general no muestran ningún otro signo clínico de enfermedad y no se observa un incremento en la mortalidad. No existe un tratamiento efectivo para esta enfermedad. El control de la enfermedad se basa en la inmunización activa de las reproductoras y ponedoras comerciales mediante la administración de vacunas inactivadas antes del inicio de la postura. Otras medidas, tales como el evitar el contacto de reproductoras o ponedoras comerciales con aves acuáticas o la introducción del virus a través de equipos contaminados con heces provenientes de aves infectadas contribuyen al control del síndrome de baja de postura.

Vacunas contra EDS: